Mudra para fluir en la impermanencia

En los tiempos que corren, donde corremos para alcanzar al tiempo, con horarios, fechas límite, con ganas de planificar y más planificar, etc., el Yoga nos dice que volvamos a conectar con la ciclicidad de lo natural. Para ello, puede ser muy útil realizar Kaleshvara Mudra, el gesto de manos que ayuda a tener presente que todo tiene una temporalidad. Pero no se trata de un tiempo de reloj, sino una temporalidad cósmica. Todo lo que tiene un comienzo, también tiene un final. Como dice el refrán: “Todo a su debido tiempo”.

Kala significa “tiempo”, Eshvara significa “Dios/a, Señor/a”. Por tanto, Kaleshvara es el mudra de la diosa o señora del tiempo. Kaleshvara es uno de los nombres de Shiva y, en este contexto, es el destructor que lo vence todo. Kaleshvara Mudra se usa sobre todo durante la meditación y ayuda a soltar todo aquello que es pasajero.

Kaleshvara Mudra, el mudra de Shiva que lo destruye todo

CALMA, PACIENCIA, OBSERVA

Si estás en un momento de inestabilidad, te esfuerzas por proyectar y organizar el futuro incierto, usa Kaleshvara Mudra. No te servirá para encontrar «la respuesta» o asegurarte que todo irá bien, pero sí te aportará paciencia y calma para poder observar y accionar cuando sea necesario, sin precipitarse. A adaptarte y aprender sin generar tensiones. Te ayudará a soltar aquello que no te sirve, para dar la bienvenida a cosas nuevas.

Este mudra tranquiliza la avalancha de pensamientos o las emociones alteradas. Según Gertrud Hirschi, autora del libro Mudras, el poder del yoga en tus manos, también se utiliza para cambiar rasgos del carácter, estimular la memoria y la concentración o para suprimir comportamientos adictivos.

Kaleshvara Mudra

Modo de realización: las yemas de los dedos medios, las dos primeras falanges de los índices y los pulgares se tocan. Los otros dedos están doblados hacia dentro. Los pulgares señalan hacia el pecho y los codos están ligeramente separados hacia fuera. Inhala y exhala despacio 10 veces.

Puedes sostener las manos por encima del ombligo o descansarlas en el regazo.  También puedes colocar este mudra enfrente de la garganta, a la altura de Vishuddha Chakra. En este contexto, Vishuddha Chakra tiene que ver con el elemento Akasha la parte inmaterial e impermanente del ser, lo que permanece cuando tu parte física desaparece.

Kaleshvara Mudra no es exactamente cómodo porque los dedos están en una posición desconocida. Pero justamente esa incomodidad también te hace estar más alerta.

Te proponemos una afirmación para usar junto con este mudra: “Todo fluye, nada influye”.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!

Facebook Yoga Senda
Instagram Yoga Senda

Espero que lo que me beneficia a mí, también te beneficie a ti.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *