Asanas para la paz interior

Hoy vamos a profundizar un poco más en uno de los aspectos que proponíamos: asanas para la paz interior.

* Ten en cuenta que algunas de estas asanas necesitan una contraposición para equilibrar el cuerpo. Si sientes dolor en alguna de estas posiciones, deshaz y vuelve a intentarlo más adelante. Si sientes un intenso estiramientorespira para relajar la zona que tira.

Son las siguientes:

«Vrksasana (postura del árbol)

De pie, con los pies juntos y la espalda recta (pero no rígida), fija la mirada en un punto estático enfrente de ti. Respira profundamente y centra la mente. Inspira y levanta el pie derecho doblando la rodilla. Ayúdate con las manos para colocar el pie sobre el muslo izquierdo. Junta las palmas de las manos en Anjali Mudra (posición de oración), frente al pecho. Al sentir el equilibrio, manteniendo la posición, levanta las palmas por encima de la cabeza estirando los brazos (si tienes presión alta, evita este último paso). Espira y deshaz la asana de la misma forma como has entrado. Ahora repite las instrucciones con la otra pierna.

Esta asana mejora el equilibrio y aporta serenidad y concentración. También alivia la ciática y reduce los pies planos.

«Padahastasana (postura de la cigüeña)

De pie, con los pies juntos y la espalda recta (pero no rígida), inspira y eleva los brazos por encima de la cabeza. Arquea un poco la espalda mirando hacia el cielo, abriendo el pecho. Espira y flexiónate frontalmente (baja los brazos y torso) por la cadera. Intenta tocar el suelo con las palmas de las manos. Si no llegas, sujeta las rodillas, espinillas o tobillos. Inspira para deshacer esta postura de la misma forma como has entrado.

Esta asana estimula todos los órganos internos de la barriga y tonifica piernas y espalda. Además tiene efectos psíquicos positivos ya que aumenta la sensación de confianza en un@ mism@, de levedad y de energía.

«Marjariasana (gato contento-gato enojado)

Posición a cuatro patas. Separa las piernas a lo ancho de las caderas y los brazos a lo ancho de los hombros. Empeines estirados. Arquea y curva la columna (flexión y extensión). Combina la respiración con el movimiento: inspira al arquear y espira al curvar.

Este movimiento dinámico calma la  respiración, aporta movilidad y flexibilidad a la espalda y mejora el riego sanguíneo por el cuerpo.

«Balasana (postura del embrión)

Sentados en las rodillas. Espira y flexiónate hacia adelante hasta tocar el suelo con la frente, manteniendo la posición sentada en las rodillas. Intentamos que las nalgas estén apoyadas en los talones, el vientre en los muslos y el pecho en las rodillas. Brazos a los costados del cuerpo, descansando el dorso de las manos en el suelo. Hombros relajados. La espalda queda curvada.

Esta postura relaja la columna, estira las vértebras lumbares y alivia los pies cansados. Las embarazadas pueden hacerlo con las piernas abiertas para dejar espacio a la barriga (sólo si se sienten cómodas).

«Jathara Parivartanasana (torsión)

Túmbate con la espalda en el suelo, piernas y brazos relajados. Haz una respiración profunda. Espira y dobla las rodillas (los talones quedan cerca de los isquiones). Inspira, levanta el tobillo derecho y ponlo encima de la pierna izquierda. Espira y baja la rodilla hacia la mano izquierda. Gira la cabeza para mirar la mano derecha. Relájate unos segundos en esta posición, aflojando. Inspira y deshaz la asana de la misma forma que has entrado. Ahora repite las instrucciones con la otra pierna.

Esta postura estruja y masajea suavemente el Sistema Nervioso mejorando la circulación sanguínea por la columna. También ayuda a mejorar las alteraciones de la parte baja de la espalda.

Si esta información te ha parecido interesante, ¡no te pierdas el siguiente post!


Gyana Mudra: conocimiento y calma

Se acercan las Fiestas Navideñas y con ellas las reuniones familiares, los ajetreos de viajes y comidas, las visitas a tiendas y centros comerciales, … . A veces estas situaciones pueden provocarnos confusión y estrés. Así que queremos presentarte un mudra para practicar en estas fechas y durante todo el año para aportar conocimiento y calma. Además me gustaría animarte a que durante las Fiestas consumas con moderación y practiques el intercambio de paz, tranquilidad, amor y cariño.


«Empezamos con la técnica

Junta las puntas de los pulgares con las puntas de los índices. Este mudraactúa a nivel anímico y espiritual, ayuda a la receptividad y a la calma, mejora los estados de tensión. Por eso se suele usar este mudra para las meditaciones.

Podemos realizar Gyana Mudra en Padmasana, Sukhasana o cualquier posición de meditación con las manos encima de las rodillas y palmas mirando al cielo. También como elemento complementario en algunas asanas como Padhastasana Paschimottanasana.

Gyana Mudra también incrementa el elemento aire (Vayu) en el cuerpo. El aire puede empoderar a la mente, así como descontrolarla. Un uso adecuado de este mudra (entre 15 y 20 minutos al día) puede favorecer el equilibrio del sistema nervioso, así como a estimular la consciencia espiritual.

Algunos expertos en mudras dicen que Gyana Mudra, estimula y equilibra la glándula pituitaria y las glándulas endocrinas debido a la activación de pulgar (dedo de la mano relacionado con estas glándulas). Otros dicen que proporciona receptividad y calma. Estemudra también es conocido por ser el “mudra del conocimiento”.

«Beneficios

  • Mejora la memoria y la actividad cerebral.
  • Mejora la concentración.
  • Ayuda aliviar el insomnio.
  • Puede favorecer a apaciguar desordenes psicológicos como la ira, la histeria y la depresión, entre otros.
  • Ayuda a aliviar la tensión.

La certeza de la impermanencia de la vida

Hace unos días, leyendo un libro de Xiaolan Zhao, topé con el siguiente texto que me impactó. Estas sabias palabras me hicieron reflexionar y llegar a comprender lo que la autora nos quiere transmitir: que todo cambia y que nada permanece. Que en los momentos difíciles, en los retos de la vida, siempre hay una solución.Un concepto que el Ayurveda también nos presenta a través de los 3 gunas (tattvas -inerte-, rajas -acción- y sattvas-equilibrio-) y la vida cíclica, donde nada es lineal y donde todo se transforma periódicamente.

Aprovechando estas Fiestas Navideñas, desde Yoga Granada Psiconatural queremos compartir este fragmento a modo de reflexión. Esperamos que lo disfrutéis tanto como nosotros.

«XIAOLAN ZHAO

“La vida no es permanente, sino impermanente. Nuestra capacidad para ver la impermanencia nos hace valorar lo que tenemos. El reconocer la transitoriedad de la vida nos permite expresar nuestro amor y gratitud a los seres queridos. Podemos expresarlo en cualquier momento y situación. Al aceptar la impermanencia de las cosas no nos sentimos abrumados ni débiles. Nos ayuda a afrontar los altibajos de la vida.

Buscamos la impermanencia porque nos encanta la certeza. Si algo permanece o no cambia, nos sentimos más seguros. Por desgracia, buscamos la certeza en la naturaleza impermanente de la existencia. Es una actitud improductiva que nos genera insatisfacción, sufrimiento y dolor. Aceptar la impermanencia no es la visión pesimista de que todo terminará algún día, así que ¿par qué preocuparse?. Estamos condenados a la infelicidad.

Al igual que el Yin y el Yang, no sólo hay un aspecto de impermanencia, sino dos. La impermanencia nos ofrece nuevas posibilidades. Si permaneciéramos estáticos, nos quedaríamos anclados en situaciones, deseados e indeseadas. Y si  no cambiaran las cosas, no tendríamos el potencial para alcanzar aquello que queremos. La impermanencia significa que es posible tener saludo o felicidad, sea lo que fuere que deseamos. Tenemos la oportunidad de curarnos y crecer.

Nuestras emociones más intensas son como banderas rojas. Al igual que nuestros síntomas físicos, nos ofrecen la clave de que vamos a experimentar algo importante. Aceptar el concepto del Yin y el Yang,aceptarlo todo, incluso lo desconocido. El afán de saber nos hace pasar a la acción y sacar conclusiones. Pero no debemos forzar las cosas por miedo. Si lo hacemos, perpetuamos lo que no sabemos y no permitimos que suceda nada nuevo.

«Empieza por vivir lo que estás experimentando

Al atravesar experiencias desconocidas no hay que eliminar los sentimientos. Cuando sentimos dolor o malestar, nuestros sentimientos nos están dando una información útil. Las emociones fuertes llevan las semillas de la energía positiva. La fuente de tranquilidad la descubrimos en las dificultades de nuestra transición. Las raíces de nuestras dificultades son la base de nuestra compasión que permanecerá con nosotros el resto de nuestras vidas”.

Medicina tradicional China para la Mujer de Xiaolan Zhao

¡Hari Om!

«Sobre la autora

La Dra. Xiaolan Zhao nació y se crió en Kunming (provincia de Yunnan, suroeste de China). Graduada en medicina occidental y medicina tradicional china. En 1988, después de casi una década trabajando como doctora en China, se trasladó a Canadá con una beca de investigación médica en la Universidad de Queen. Más tarde, abrió su propia clínica en Toronto. La mayoría de sus pacientes son mujeres.

Fuente: Elisenda Cucurull